Desarrollo y cuantificación de las Redes de Valor entre los Grupos de Interés de EMASESA. - Cátedra del Agua EMASESA

Desarrollo y cuantificación de las Redes de Valor entre los Grupos de Interés de EMASESA.

Descripción del reto

EMASESA como empresa pública tiene un objetivo primordial: el abastecimiento y saneamiento de agua de 12 municipios de la provincia de Sevilla. Hablamos de un único objetivo, puesto que ambos son un conjunto no pudiéndose concebir por separado, dado que el servicio que presta es integral. Para la consecución de este objetivo, se realizan una gran cantidad de intervenciones dentro del Ciclo Integral del Agua, con la finalidad de gestionar de manera óptima este recurso y por tanto conseguir generar unas prestaciones de calidad para la sociedad.  Como consecuencia de los servicios que presta EMASESA, es de vital importancia entender el ciclo integral del agua al más mínimo detalle, para así poder gestionar este recurso limitado de la manera mas sostenible y eficaz posible, sin que esto afecte a la calidad de los mismos.

Por otro lado, como resultado del compromiso con los diferentes Grupos de Interés, se llevan a cabo muchas actuaciones dentro de su Responsabilidad Social Corporativa, garantizando lo que a día de hoy es de vital importancia: el retorno a la sociedad por parte de las empresas. Es por ello que desde EMASESA se tiene el fiel compromiso de conseguir el máximo retorno y con los máximos beneficios posibles.

Las actividades que desarrolla EMASESA a la hora de gestionar el ciclo del agua tienen diversos efectos que generan diferentes impactos sobre sus Grupos de Interés y también sobre la Cadena de Valor. Y es precisamente éste ultimo concepto, el valor, el más importante actualmente. Un concepto que aún se mantiene un tanto abstracto, pero que todos los concebimos como el aspecto fundamental y determinante a la hora de priorizar y seleccionar las actuaciones a realizar.  Este concepto se puede vislumbrar con cierta claridad en el modelo de economía circular donde se aprovechan todas las relaciones para darle una segunda vida a los materiales, convertir residuos nuevamente en productos, y cerrar una cadena de valor en la que intervienen proveedores, fabricantes, gestores, usuarios, etc. de forma que la aportación de valor no sigue una cadena lineal, sino que esta es múltiple y transversal.  Por tanto, se aporta un valor específico en cada punto de la cadena de valor y para cada Grupo de Interés, creándose así una ‘Red de aportación/distribución de valor’.

Desde la empresa, consideramos de vital importancia conocer el valor de nuestras actividades, saber si su valor es único o múltiple, conocer su impacto social a través del valor aportado, o simplemente saber el retorno de la empresa a la sociedad a través del valor distribuido y es por ello que lanzamos este reto.

 

 

Objetivo del reto

Desde EMASESA queremos desarrollar el concepto de “Redes de Valor”, para ello creemos que analizando las aportaciones de valor de la empresa a sus diferentes Grupos de Interés y viceversa, se puede empezar a desarrollar el concepto desde la base, puesto que será necesario primero definir el valor individual antes de crear las redes y sus respectivas relaciones.

Tomando como referencia el Mapa de los Grupos de Interés, y la Matriz de materialidad, se trata de identificar, definir, y desarrollar las relaciones, conexiones o sinergias entre los Grupos de Interés, los procesos y actividades de EMASESA, la sociedad en general y el medioambiente dentro del Ciclo Integral del Agua.

Una vez definidas las relaciones que se establecen, es fundamental determinar y cuantificar la aportación de valor que hacen estas relaciones, tanto interna como externamente. Se pide por tanto que, basados en la metodología usada para la creación de las Redes de Valor de EMASESA, se desarrolle un sistema de cuantificación paralela que sea capaz de calcular el valor de las redes formadas a partir de las relaciones establecidas entre todos los valores individuales tomados en cuenta.

Por otro lado, una vez establecido el valor individual y sus respectivas Redes de Valor, será necesario también desarrollar un sistema de representación grafico que permita de manera fácil y sencilla visualizar las redes, así como entenderlas con un solo vistazo. En esta representación de las redes de valor se debe visualizar claramente el valor que aporta a los diferentes Grupos de Interés, cada una de las etapas en las que interviene EMASESA dentro del Ciclo Integral del Agua.

Aspectos a tener en cuenta

Dada la complejidad de lo nuevo, las soluciones pueden ser varias, por lo que se deberán plantear las diferentes opciones (de ser el caso) y desarrollar una de ellas. En el desarrollo deben quedar claramente definidas los tipos de relaciones identificadas para la conformación de las “Redes de Valor”, los aspectos que determinan estas relaciones y el alcance de cada una de ellas. Además, deberá desarrollarse ampliamente la metodología usada para la identificación de estas relaciones, conexiones y/o sinergias, para que esta pueda ser corroborada posteriormente por cualquiera.

En la línea de esta metodología desarrollada, se debe explicar claramente como se ha procedido a la cuantificación del valor individual y de las Redes de Valor. Además, se debe explicar claramente como se consigue la representación grafica de las Redes de Valor.

En caso de que se identifiquen líneas de trabajo anexas a estas peticiones, las cuales no se puedan desarrollar por falta de medios, deberán exponerse las razones por las que no se desarrollan, así como dejar claramente definidas las líneas que se consideran inaccesibles actualmente, para que estas puedan formar parte de los próximos retos.

Innovación abierta

Este reto se presenta a la comunidad investigadora bajo un enfoque de innovación abierta. Los retos de innovación que se proponen desde la Cátedra del Agua son financiados con hasta 3.000 euros. Para ello se reciben propuestas presentando el enfoque elegido para la resolución del reto, seleccionándose una de ellas para su financiación. Se esperará de la propuesta seleccionada y financiada una primera aproximación técnica a la solución del reto, que podría dar lugar posteriormente a un proyecto de mayor alcance promovido por EMASESA.

El plazo para remitir propuestas relativas a este reto finalizará el 31 de diciembre de 2019. Los grupos de investigación de la Universidad de Sevilla que deseen participar deberán remitir a la dirección de correo catedradelagua@emasesa.com una propuesta, en formato abierto, no superior a dos páginas en la que señalen:

  1. Finalidad de la propuesta.
  2. Objetivos científico-técnicos.
  3. Enfoque metodológico para afrontar el reto.
  4. Plan de actividades.
  5. Equipo de trabajo.
  6. Cronograma